¡¡¡Inmigrantes!!! Desde Usera Antirumores queremos invitaros a reflexionar si: ¿todos/as somos o hemos sido migrantes?

blog inmigrantesCuando vas recorriendo y conviviendo en diversos espacios de Usera, se escuchan frases como: “Hasta cuándo vamos a seguir aceptando inmigrantes”, “los inmigrantes nos invaden” “desmejoran el sistema educativo”, “tienen petados nuestros centros de salud”, “las ayudas sólo son para ellos”, “por qué no se regresan a su xxx país”.

Se percibe como si el único país que recibiera migrantes fuese España, como si los/as ciudadanas Españolas no hubiesen vivido procesos migratorios en otros momentos de su historia, como si siempre, a lo largo de la misma, hubiesen sido un país receptor de inmigración, pero nunca como partícipe de procesos de éxodos migratorios a otros países del mundo.

Es por ello que decidimos revisar documentación relacionada con los procesos migratorios, y particularmente de España, ya que es posible que todos/as tengamos algún vínculo o relación –directa o indirecta, con el denominado “fenómeno reciente de las migraciones”. Para ello, nos basamos en un material didáctico llamado “ampliando la mirada”, realizado por Granada Acoge en 2018 y financiado por la Diputación de Granada.

En una primera mirada es importante destacar que las migraciones existen desde la propia existencia del ser humano, es natural buscar la supervivencia y mejoras de vida de los suyos y su entorno. Las personas se movilizan desde sus inicios, buscando mejores espacios de supervivencia, lugares cercanos a ríos, con grandes extensiones de vegetación que provean de alimentación y tranquilidad a sus familias.

Y así, nos cuentan una breve historia este material anteriormente mencionado, que “La primera gran migración fue la que sacó de su patria originaria en África a nuestros ancestros en diversas oleadas que se expandirían por el mundo. El Homo ergaster, empujado por el hambre y por un aumento de la población, entró en Asia hace 1,7 millones de años para colonizar nuevos territorios. Después, sucesivas oleadas de homínidos cada vez más evolucionados siguieron avanzando en busca de mejores oportunidades de caza, hasta alcanzar Europa, donde la presencia humana (Homo antecessor) está fechada hace unos 700.000 años. Ya en tiempos del hombre moderno (Homo sapiens sapiens), tuvo lugar el poblamiento del continente americano, siendo la tesis más aceptada que se trataba de cazadores asiáticos que llegaron desde las tundras siberianas hace unos 15.000 años a través del Estrecho de Bering, probablemente persiguiendo grandes mamíferos”.

Lo que nos podría permitir pensar que en la actualidad, debido a los grandes movimientos migratorios de la historia, todos estamos tan mezclados, que incluso podríamos considerarnos –todos/as- de raíz, personas extranjeras dispersas por el mundo, unos con más años de asentamiento y mezcla que otros.

Podemos partir de una historia más cercana después de cristo, recordemos el descubrimiento de las Américas en 1492. “Así, si Europa, por su alta densidad demográfica, ha sido tradicionalmente una cantera de emigrantes, América es la tierra de acogida por antonomasia. La inmensidad de su territorio, sus riquezas naturales y la bajísima tasa de población fueron un reclamo irresistible para los colonizadores, que emprendieron una nueva vida lejos de las guerras que sacudían Europa”.

Luego con la revolución industrial presenciamos otros desplazamientos masivos por las oportunidades que ofrecían las industrias, y así fueron muchos los que migraron a los grandes espacios industrializados donde iniciaban a conformase y crecer las grandes ciudades y metrópolis.

Entre 1870 y 1930 se inician nuevos y macros desplazamiento, donde las personas escapaban de las diversas guerras que se vivían Europa, y en su mayoría se desplazaban hacia América del norte y América Latina, buscando estabilidad y prosperidad económica.

“Años después, al terminar la Segunda Guerra Mundial, los países de Europa Central y del Norte se ven en la necesidad de reclutar mano de obra extranjera. De la Europa del Sur partirán miles de hombres y mujeres que, con su esfuerzo, contribuirán en gran medida a la reconstrucción de los países devastados por la guerra. Uno de los países que responde a la llamada es España, y una de las causas que facilitó el “despegue del país” fue la importante entrada de divisas enviadas por los emigrantes españoles a las cuentas bancarias españolas. En quince años (1960-1975), unos cinco millones de españoles emigraron desde las zonas rurales hacia los polos de desarrollo nacionales o hacia la Europa industrializada”.

En las primeras décadas del siglo XX se evidencia como la configuración social actual de España está impregnada por procesos migratorios, ya que “casi un millón de españoles y españolas decidieron emprender el camino para “hacer las Américas”, emigrando a países latinoamericanos como Venezuela, Argentina o México. A estos emigrantes se suman otras 400.000 personas, que tuvieron que exiliarse durante la Guerra Civil en América Latina”. Así mismo este material didáctico nos presenta una noticia de cómo llegaban a Venezuela embarcaciones petadas de inmigrantes ilegales canarios, que deseaban escapar de la guerra para tener mejores oportunidades de vida en ese país.

Entre 1960 y 1973 cerca de 2.000.000 de españoles emigraron a otros países de Europa. Y es en los años 80 cuando España comienza una recuperación económica e inicia un proceso de recepción de inmigrantes provenientes de otros países más empobrecidos. “No obstante, desde 2010 comienza a reducirse nuevamente el porcentaje de personas extranjeras residentes en el país, debido, por un lado, a la crisis económica en España, que hizo que disminuyeran las llegadas de inmigrantes y que aumentaran los retornos a los países de origen, y, por otro, a la adquisición de la nacionalidad española de un importante número de personas que llevaban años viviendo en España”.

Toda esta información recopilada por Granada Acoge en 2018 nos permite conocer más de cerca cómo han sido estos procesos migratorios vividos en España, ya que ahora podemos decir, con conocimiento que ha sido mayor el número de años que España ha sido un país con mayores fugas de nacionales emigrando a otros países en busca de mejoras de condiciones de vida que como país receptor de inmigración. Este proceso sólo se ha vivido entre los años 1980-2010 de su historia.

“Así, en la actualidad volvemos a tener un saldo migratorio negativo, porque el número de personas que emigran es superior al número de personas inmigrantes que recibe el país. Debido a la falta de expectativas laborales y de calidad de vida, un alto número de jóvenes está emigrando hacia países con economías emergentes de Latinoamérica, Asia y África, así como hacia países europeos más prósperos, como Alemania o Reino Unido”.

Es importante reconocer nuestras raíces migratorias, impregnadas de una gran variedad de culturas y tradiciones entre mezcladas que nos hacen ser hoy quienes somos, tan ricos y variados como todas.

La empatía vuelve a ser protagonista en esta historia de los procesos migratorios de Europa, ya que debemos recordar y empatizar con aquellos familiares que emigraron o aquellas nuevas personas que llegan a nuestro país con el objetivo de mejorar y aportar a esta nueva sociedad.

Ayuda a desmontar Rumores y abre las puertas para la cohesión social.

Sí reconoces en ti las huellas de la inmigración, Súmate a la Campaña Usera Antirumores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s